Preparar un calendario de salidas para un club de BTT no es fácil. Hace falta un lugar de reunión, algo de tapeo de la tierra – a poder ser serrano o curado– y un experto explorador que se conozca hasta el último recoveco de la provincia de Granada. En BTT300 no nos falta de nada, incluido nuestro experto en rutas, Ramón, que dirigió la última salida a los restos romanos que hay allende del pantano de Cubillas.

No. Preparar un calendario de rutas no es tarea sencilla porque siempre está el delicado momento en que se decide si un recorrido es de dificultad fácil, moderada o difícil. Es algo relativamente subjetivo y lo que para un ciclista puede ser un paseo, para otro puede resultar una auténtica maratón. Por eso mucha gente teme las denominadas “rutas de dificultad media”, porque es como jugar a la ruleta rusa con tus piernas. ¿Será media de llegar a casa y querer morirme? ¿Será media de quedarme con ganas de un poquito más?

Trincheras de Silva y ruinas romanas

Cuenta la leyenda que la ruta nos tenía que llevar a las Trincheras de Silva y a unas ruinas romanas, emplazamientos cercanos al citado pantano de Cubillas. Sin embargo, nuestro querido Ramón había reservado una conmovedora travesía por las inmediaciones de Sierra Elvira, un ‘desvío’ que nos llevaría hasta el Torreón de Albolote para, una vez realizada la foto de rigor, poner marcha a los vestigios históricos.

Así que por el camino descubrimos caminos entre alamedas preciosas, subidas desafiantes que replantean el concepto de dificultad ‘media’ y momentos de duatlón en los que la bici se convertía en el elemento transportado y el humano en el vehículo.

Mereció la pena el esfuerzo porque durante la ruta pudimos descubrir un pedacito de nuestra historia más reciente y un fragmento de aquel pasado remoto que nos rodea y que, por desgracia, desconocemos. Este deporte nos permite conocer mejor la provincia en la que vivimos y, si es con expertos como Ramón, más aún.

Eso sí, fue una ruta muy familiar sí, porque en un momento u otro, todos nos acordamos cariñosamente de la familia de Ramón.

Anuncios